Solicitar una asesoría

Contenido con sentido

play

10 síntomas para un cambio en tu estrategia de marketing digital

Publicado por: Natalia Calle

Fecha: 13 de abril 2017

Categorías: Inbound Marketing

Comparte

¿Cuántas veces te has preguntado qué estás haciendo mal en tu estrategia de marketing digital? Aquí te dejamos 10 de los principales síntomas que te ayudarán a identificar el problema y hacer un cambio para mejorarla.

Piensa en esta situación: vas manejando hacia tu trabajo y a la mitad del camino tu auto empieza a generar ruidos extraños, sale humo del motor, tu carro amenaza con apagarse y te estresas e imploras no quedarte varado antes de llegar a tu oficina.

Sabemos que así mismo puede pasarte con tu estrategia de marketing digital y que cerca de llegar a fin de mes estás angustiado porque no está funcionando y no vas a lograr tus objetivos. Pero no te preocupes porque no estás solo: muchos profesionales de marketing se sienten un poco perdidos tratando de encontrar en qué punto están fallando.

Por eso, te relatamos algunos signos de alerta comunes que te pueden dar luces para ajustar tuercas y afinar motores que te lleven a alcanzar tus metas:


1. Te sientes inseguro con las mediciones sobre la efectividad de tu estrategia

Primero lo primero: ¿tienes claras las metas? ¿Tienes definido un objetivo SMART: específico, medible, alcanzable, relevante y con una fecha clara para lograrlo?

Tener muchos seguidores, muchos likes y shares en redes sociales, y una gran cantidad de visitas a su sitio web puede ser motivo de orgullo, ¡sí! Pero… ¿Y qué se logra con eso?¿Esos indicadores te están impulsando a alcanzar los objetivos de ventas?

¡El ROI (retorno de la inversión) es el foco! ¿Cuántos ingresos le estás generando a tu empresa con el trabajo que estás haciendo? Esa es la pregunta que debes mantener en tu cabeza y la respuesta a la misma es, definitivamente, la que le generará valor a tu área y a tu estrategia digital. ¿No estás seguro cómo hacerlo? Conoce qué es Inbound marketing y cómo funciona en un minuto.


2. Llevas muy poco tráfico orgánico a tu sitio web

Todos los compradores hacen investigaciones en internet visitando sitios web antes de hacer una compra. Entonces respóndete: ¿tu sitio web está creando oportunidades de negocio y le ayuda a tus prospectos a encontrar lo que necesitan? ¿Estás creando estrategias digitales exitosas?

La experiencia de usuario es fundamental para ayudar a tus compradores a encontrar fácilmente lo que buscan. Revisa su rendimiento, no solo técnico sino también de marketing en términos de atracción y conversión. Te recuerdo que el tráfico orgánico es aquel que nos llega cuando el buscador ha considerado de forma natural que nuestro sitio web es relevante para una búsqueda y nos lista en los resultados.

Tu sitio es tu puerta de entrada, haz que tus prospectos quieran cruzarla y, más importante aún, que quieran volver. El contenido puede ser rentable. Te enseñamos cómo.


3. No tienes un flujo constante de prospectos y clientes

Si todavía estás confiando en llamadas frías para conseguir clientes, déjame decirte que probablemente estás invirtiendo mucho esfuerzo para una tasa de retorno muy baja. Las estrategias Inbound para atraer clientes, en las que tus suscriptores están realmente interesados en consumir tus contenidos, tienen una tasa de éxito comprobada con mucho mejor retorno de la inversión. ¿No sabes qué son Leads fríos? Te enseñamos.


4. Tus campañas de email marketing están cayendo

¿Crees que tus mensajes se van de un clic a la papelera de reciclaje o se quedan en la lista infinita de correos sin leer? ¿Las tasas de apertura van en caída libre y estás perdiendo contactos?

Te recomiendo empezar por revisar las bases de datos. Si siempre estás agregando contactos pero nunca has eliminado a ninguno, hay una buena probabilidad de que la mayoría de esos correos electrónicos ya no existan. Es primordial que te tomes el tiempo de separar la basura de los tesoros.

5. Estás generando bajas interacciones en todos tus medios digitales

Una vez que estés seguro de que estás alcanzando a la gente adecuada, piensa en lo que estás comunicando por cada uno de los medios. ¿Estás entregando la misma información para todos o estás segmentando para enviar mensajes específicos basados en datos demográficos e intereses?

Si no tienes información suficiente para comprender mejor a sus prospectos, estás haciendo todo mal. Debes conocer a fondo a tu público objetivo para que tengas claro cómo hacerlo. Usa formularios para recolectar datos importantes que te permitan nutrir a tus leads según la etapa del embudo de conversión en la que se encuentren. Cuando envíes mensajes relevantes a personas que realmente quieren recibirlos, seguramente verás mejores resultados. Tener un blog en tu página web es la mejor manera de lograrlo. Te mostramos por qué.

6. Tienes contenidos de valor pero nadie los encuentra

¿Definiste el modelo de posicionamiento SEO para tu sitio web y tus contenidos? ¿Sabes cuáles son las palabras claves, cómo y dónde usarlas? Si no sabes la respuesta, tienes como resultado una estupenda estrategia de contenidos de calidad pero pésima para los motores de búsqueda y, por lo tanto, ineficaz, ya que tus prospectos no te están encontrando.

Escribir y escribir y escribir no basta, pese al gran esfuerzo que supone. Debes tener una estrategia de posicionamiento a la hora de estructurar y redactar tus artículos. De otra manera, tus contenidos quedarán perdidos en la web sin ser localizados por tus clientes potenciales. ¿No queremos eso, verdad?


7. No sabes qué hacer en todas las redes sociales que abriste

¿Oíste o leíste que cierta red social le trajo éxito a otro negocio completamente diferente o que es la tendencia del momento y entonces corriste a abrirla? ¿Estás publicando sin un foco, compartes cualquier contenido que encuentres o lo que está de moda? Esta es una situación comprensible, pero independiente de por qué estás en esa red social, el verdadero problema es no tener un plan y, por lo tanto, no ver el ROI de utilizarla.

Si puedes concluir claramente que cada una de las redes sociales que tienes le suman a cumplir tus metas de prospectar y convertir, ¡manténlas! Las que no, ciérralas. No pierdas más esfuerzos, no estés ahí simplemente por estar.

8. Tu competencia lo está haciendo mejor que tú

Es difícil reconocer cuando uno no es el mejor, pero solo serás mejor cuando analices la forma como te enfrentas con los otros. Estudia tu sector y a tus competidores, suscríbete a sus correos electrónicos y síguelos en redes sociales, si es que aún no lo haces.

A medida que los observas, analiza lo siguiente: qué tan frecuentes son, usan mensajes personalizados, hay respuestas automáticas cuando alguien se suscribe o cuando solicitan más información, cuál es el propósito de su blog, de qué hablan, qué llamados a la acción usan, cómo se ve su sitio web, qué información tiene, es fácil navegar en él, etc.

Aprende de tu competencia y así podrás verlos como un recurso y no como una amenaza.

9. Tu equipo y el equipo de ventas se culpan por los malos resultados

Definitivamente, esa no es la forma. Ten en cuenta esta palabra clave: trabajo en equipo. Si sientes que tus esfuerzos son perfectos y que ventas no está haciendo bien su trabajo, pero el equipo de ventas asegura que no los tienes en cuenta y no sabes lo que ellos necesitan, tienes un grave problema.

¿Cuántas veces se han sentado a escucharse y a establecer metas en conjunto para poder afinar un proceso efectivo para todos? Si no lo has hecho aún, ¿qué esperas? Recuerda que puedes hacer un excelente trabajo para entregarles leads calificados, pero de ellos depende convertirlos en clientes, entonces involucra a todo el equipo comercial en tus procesos y con tus objetivos. No son islas separadas en el océano que es tu empresa.

10. Nunca te tomas el tiempo de hacer mejoras continuas

Por último, es muy importante que prestes atención a lo que ves y a los comentarios que van surgiendo a medida que tu estrategia digital va avanzando. Es importante que vayas haciendo correcciones menores en el camino para que no tengas que hacer grandes cambios más adelante.

Nunca olvides que no se trata de hacer por hacer o de seguir modas y tendencias. Asegúrate de que estás siguiendo un mapa y que no estás conduciendo sin rumbo, eso definitivamente te llevará por el camino indicado.  

Nuevo llamado a la acción